Para responder a esta pregunta, lo primero que debes saber es que el empresario, quien te contrata, está obligado a pagarte el salario. Esta es su principal obligación –como la tuya es trabajar- y no puede dejar de pagarte la nómina.

Si el retraso del salario afecta a una nómina, deberías informarte en tu empresa o preguntar a tu jefe cuál es el motivo de dicho retraso, ya que puede ser algo puntual y que probablemente no se repita en el futuro.

En el caso de que tu empresa te deba dos o más salarios entonces ya puedes ir pensando en hacer una reclamación.

Si tu empresa no paga tu nómina y esta situación se repite una y otra vez, actúa. Tienes derecho a reclamar lo que te deben, a extinguir tu contrato de trabajo, a una indemnización y a la prestación por desempleo.

Para iniciar una reclamación por impago de salario es cierto que basta con que se adeude una nómina, pero lo recomendable es esperar un tiempo, al menos dos o tres meses de impagos, ya que de esta forma podrías solicitar, además del cobro de las nóminas, la extinción de tu contrato de trabajo por impago de salarios reiterados.

Otra de las razones, es que si esperas dos o tres meses antes de iniciar una reclamación, puede darse el caso de que la empresa, en ese tiempo, regularice la situación y te pague las nominas adeudadas.

Además del derecho que tienes como trabajador a solicitar las cantidades adeudadas y a solicitar la finalización del contrato de trabajo (con indemnización igual al despido improcedente), tienes derecho a cobrar la prestación por desempleo, una vez que se haya extinguido la relación laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar